5
(8)

La coordinadora Maru Laurora me propuso escribir unas palabras para retratar el viaje a San Rafael de Mendoza que hicimos, por Buenas Vibras, la semana del 17 al 24 de enero. Acepté la propuesta, porque me pareció que tan increíble viaje lo ameritaba.

El grupo: Yo ya había hecho otros viajes por Buenas Vibras: uno al Norte (Salta/Jujuy) y algunos a Florianópolis. En todos la pasé muy bien. Pero tengo que decir que este viaje fue muy especial. Se dio una situación muy excepcional, que no me pasó ni los otros viajes de Buenas Vibras ni en otros viajes para jóvenes que había hecho antes por otras empresas: se formó un grupo muy lindo con una química grupal impresionante. Éramos 58 personas (la mayoría viajaron solos), 58 personas conviviendo siete días sin conocernos unos con otros a 1000 kilómetros de nuestras casas. Y la verdad es que el grupo resultó ser espléndido: no hubo una sola pelea en los siete días, todos le pusieron muy buena, los coordinadores (Maru y Yago) tuvieron la mejor predisposición durante todo el viaje: se encargaron personalmente de que todos se sintieran integrados, más allá de las diferencias, le pusieron onda a todo el viaje en micro tanto de ida como de vuelta, y los siete días allá, respetando también a los que querían descansar. 

Quiero recalcar esta unidad y armonía del grupo, dentro de su heterogeneidad (había abogados, profesores, contadores, médicos, actores, arquitectos, etc; gente de Capital, de zona sur, zona norte, oeste, La Plata, Pergamino; algunos más tímidos, otros más extrovertidos; hinchas de Boca, River, San Lorenzo, Racing…). Sin embargo, nadie buscaba riña con nadie, todos con la mayor simpatía y empatía y la mejor predisposición para pasarla bien: desde el más tímido al más extrovertido. Se hicieron muchas amistades, se formaron algunos grupos de amigos (sin romperse nunca la unidad de todo el grupo entero) y también se formaron algunas (cuantas) parejas…

Prevaleció el buen humor durante todo el viaje; la solidaridad entre todos cuando hubo algún problema (menor); tod@s pudimos divertirnos sin necesidad de hacer desorden en el hotel ni afuera ni de molestar a nadie… Se formó un grupo hermoso y eso se debe a cada un@ de los miembros del grupo y a Mariela y Yago, los dos estupendos coordinadores que nos tocaron, que los recomiendo.

No quiero dejar de mencionar a otras personas que también hicieron que el viaje fuera de primera: Jorgito y Juan (los choferes), dos genios que tuvieron muy buena empatía con el grupo; Walter y Julito (los guías de allá), que hicieron muy amenas las excursiones, combinando muchísimo conocimiento (del que aprendimos) y cultura con humor; y también Mati, el recepcionista del hotel Hussu, que fue muy amable desde el primer día, nos prestó la tarjeta IVELIN (la SUBE de allá) y hasta tocó la guitarra en el patio con nosotros…

El lugar: En cuanto a San Rafael, nos encantó el lugar a tod@s. Es una ciudad chica y tranquila, pero tiene muchísimos lugares para visitar cerca.

Primer día: llegamos al mediodía al Hussu Apart Hotel y tuvimos día libre: nos fuimos a recorrer el centro de la ciudad cuando empezó a caer el sol, después de pasar la tarde en la pile del hotel.

Segundo día: fuimos a Villa 25 de Mayo (lugar donde se fundó y se radicó originariamente San Rafael en 1805; después, en 1903, se trasladó a su emplazamiento actual). Y después Reyunos a pasar el día, muy lindo embalse, con pileta anexa y actividades para hacer: tirobangi, etc.

Tercer día: fuimos a Las Leñas (región Malargüe). Quedamos impactados con el paisaje de Valle Hermoso y ahí hicimos una de las cosas más lindas del viaje: contemplar el valle en silencio durante algunos minutos, lo cual generó todo tipo de emociones.

Cuarto día: Actividades de turismo aventura en Reyunos (algunos hicieron tirolesa o tirobangi, otros trekking, etc.) y otros, nos fuimos al Laberinto de Borges (recomendado).

Quinto día: Fuimos a Termas de Cacheuta (región de Luján de Cuyo). Es un viajecito, pero vale la pena a hacerlo. Las piletas de agua cálida son de primer nivel:. La frutilla del postre: el chivito y la trucha que nos comimos con algunos de los chicos en un parador de ahí.

Sexto y último día: Fuimos al Cañón del Atuel y al río Nihuil. En el río Nihuil hicimos rafting que fue otra de las actividades más…

Finalmente, el último día, antes de volver, paramos en la bodega LAS AVISPAS y en la chocolatería KETOBAC.

La noche: La noche en San Rafael es tranquila, pero tenés opciones para salir todos los días. Los boliches abren solo jueves, sábado y domingos pero hay varios bares que abren toda la semana. Fuimos a bailar la primera noche al boliche principal (Ox). Después, un par de noches fuimos a un bar que había abierto recientemente (PLAYBAR) donde comimos y también había varios juegos  (al estilo de Jobs en Capital). La anteúltima noche fuimos a cantar karaoke a ese mismo bar. La última noche volvimos a Ox e hicimos fiesta de disfraces. Si bien la noche es tranquila los días de semana, la podés pasar muy bien todas las noches, como pasó en este viaje. Claro, eso depende del grupo y los coordinadores.

En síntesis, fue un viaje inolvidable. Tanto el grupo, las excursiones de día como las salidas de noche fueron estupendas. Recomiendo este destino de Buenas Vibras, recomiendo a los coordinadores Maru y Yago y, por último, recomiendo a este hermoso grupo humano que conocí en el viaje a San Rafael y ojalá perdure en el tiempo, porque muy pocas veces se da la química grupal que se dio en este viaje.

Damián Stiglitz

¿Qué te pareció este post?

Toca una estrella para votar

Promedio de votación 5 / 5. ¡Cuenta de votos! 8

No hay votos hasta ahora. ¡Anímate a ser la primera persona!