Si salir de vacaciones es tu plan, un viaje a Tailandia tenés que planificar. Este es un país que posee unas exuberantes playas y una población que, en su mayoría, cree en el budismo como religión. Es una de las 49 naciones que integran el continente asiático.

Su capital, Bangkok, es la que concentra la mayor cantidad de pobladores y es en la que se desarrolla el centro político, comercial e industrial de la nación.

Tailandia está situada al este asiático, en zona limítrofe con Laos (la mayor parte de esta frontera es el río Mekong), al sureste tiene a Camboya y el golfo de Tailandia, mientras que al sur comparte frontera con el mar de Andamán y Birmania.

El país posee un territorio de 513.120 km² en los que habitan unas 65.500.000 personas.

Sobre su cultura podemos resaltar que Tailandia es una nación con sus propias características, creencias y actividades culturales. Eso sí, el país ha sido muy influenciado, culturalmente, desde la India, China y Camboya, pero también de las culturas prehistorias del sureste de Asia.

Evidentemente, Tailandia está enraizada al budismo, el hinduismo y el animismo. Este es el único país del sureste asiático que siempre ha sido independiente del resto de las naciones, al no permitir que otras culturas predominen en un 100%.

Algo relevante que tiene Tailandia es el papel que destaca a la mujer de la nación, a diferencia de las mujeres en el resto de la región. En este país las mujeres se distinguen por sus obras en cuanto a artesanía se refiere.

Sus playas, por su parte, son más recomendadas para disfrutarlas entre los meses de septiembre y mayo, puesto que desde junio a agosto llueve mucho. Sin embargo, los aguaceros son fuertes, pero por poco tiempo y siempre el sol se impone sin entorpecer el viaje de los turistas.

El país ofrece al menos diez playas en diferentes islas para el disfrute y el descanso. Los lugares disponen de hoteles y tiendas para adquirir cualquier producto que desees.

Lectura recomendada: Cruceros: una experiencia única con full diversión