3.4
(7)

Talampaya y el Valle de la La Luna cuentan con los paisajes arcillosos más hermosos e impresionantes del país. Ambos declarados Patrimonio de la Humanidad por Unesco, tienen el plan ideal para hacer trekking nocturno a la luz de la luna llena entre sus fascinantes geoformas y piedras rojizas.

Por eso, te queremos dar razones para que no te pierdas la oportunidad de visitar ambos parques y quedes impresionado por su grandeza.

Vivirlo en un privilegio

Muy pocas veces al año ocurren las excursiones nocturnas por el Cañón de Talampaya y el Parque del Valle de la Luna. Por eso, es un privilegio coincidir con el plenilunio (Dos días antes, durante y dos días después de la luna llena). Consultá el calendario de anual de luna llena y no lo pienses dos veces.

Experimentas una sensación de otro mundo

Caminar entre las majestuosas formaciones, siguiendo el sendero de la luz de la luna, con un aire fresco y admirando el color rojizo que nos regala la naturaleza de estos dos parques. Vamos a poder sentir una inevitable sensación de paz y una mezcla de emociones inolvidables.

Tomaras las mejores fotografías

Las enormes formaciones rocosas iluminadas con la luz natural de la luna y los destellos de las estrellas harán que tomes las mejores fotografías, sin la necesidad de un flash y con la sensación de que estas en otro planeta.

Viajaras en el tiempo

Sin duda, vas a vivir la mejor experiencia ya que vas a transitar de noche por las  formaciones geológicas de 250 millones de años de antigüedad, viajando por el tiempo a la prehistoria del planeta y recorriendo los lugares por donde habitaron dinosaurios.

¿Estás listo para vivir esta experiencia? Encontra en nuestros proximos viajes las mejores experiencias bajo la luz de la luna llena

¿Qué te pareció este post?

Toca una estrella para votar

Promedio de votación 3.4 / 5. ¡Cuenta de votos! 7

No hay votos hasta ahora. ¡Anímate a ser la primera persona!