Río de Janeiro, la famosa y enorme ciudad costera de Brasil tiene su encanto y colorido. Es conocida por sus famosas playas y su reconocido carnaval. Sin duda alguna, es un destino fascinante y con mucha diversidad.

Es la segunda ciudad con más población de Brasil y es la que recibe más turistas durante todo el año. El hogar de los cariocas es conocido por su diversidad, sus paisajes, iconos deportivos y culturales.

Aquí te presentamos una guía básica para que no dejes de visitar los íconos más importantes y vivir una de tus mejores vacaciones en Río de Janeiro, una ciudad llena de vida y colorido que podés disfrutar en todo su esplendor.

Comenzaremos por sus playas. Sin duda, Ipanema es la más reconocida de la ciudad. Es la ventana a las más bellas puestas de Sol de Brasil.

También podés practicar surf en la playa Leblon, una extensión de Ipanaema. Allí está el Mirante de Leblon, un mirador donde podrás contemplar una de las mejores postales que te puede ofrecer la ciudad carioca.

Pero Ipanenema no es solo playa. Además de ser la cuna de la bossa nova, también es uno de los barrios más exclusivos de Río y hay infinidad de tiendas de moda y garitos.

Para seguir el recorrido por las playas, no podés dejar de ir a Copacabana. Es uno de los lugares más turísticos por su encanto natural. Princesinha do Mar, como es conocida por los cariocas, tiene seis kilómetros de extensión.

Cuando ya hayas disfrutado suficiente del sol y el mar, podés empezar el recorrido por las calles del barrio de Copacabana y disfrutar de la gastronomía del lugar en uno de los tantos restaurantes.

Claro que si vas por primera vez, debes visitar el lugar más emblemático de Brasil: El Cristo Redentor o Cristo del Corcovado. Está a 709 metros sobre el nivel del mar, en lo alto del monte Corcovado. La escultura tiene 30 metros de altura y recibe de brazos abiertos a los miles de visitantes que suben todos cada día al mirador para disfrutar de la vista panorámica de Río de Janeiro. Se puede subir en taxi o en el funicular que sale de Cosme Velho.

Otro lugar infaltable en la lista de lugares para visitar en Río es el Pan de Azúcar. Este morro tiene 396 metros de altitud, se encuentra ubicado en la boca de la bahía de Guanabara y se puede observar desde muchos puntos de la ciudad. Para subir, te recomendamos usar el teleférico que hace un recorrido de 1400 metros, donde tendrás unas vistas impresionantes de todo Río de Janeiro.

Estos son los lugares emblemáticos que tendrás que visitar sí o sí cuando viajes a Río de Janeiro, pero hay muchos otros más para agregar a la lista.

Lectura recomendada: Cataratas del Iguazú: La mejor opción para disfrutar entre amigos